Archivo | Léxico RSS feed for this section

Situación lingüística (Península Ibérica s.XII-XIV)

18 Feb

Saludos, estudiantina de 3º de la ESO.

Uno de los contenidos en los que suelo hacer hincapié en mis clases es el tema de la situación lingüística de la Península Ibérica entre los siglos XII-XIV. Creo que es clave para entender la evolución que tienen las distintas lenguas que se hablaban en la época y cómo dan lugar en la actualidad a lenguas oficiales y a dialectos históricos, según el caso. Además es una buena forma de conocer su expansión y desarrollo, así como de enlazar la Historia con la Lengua, dos disciplinas que se entienden bien.

Vamos a repasar cuál era la situación lingüística de este periodo de la Edad Media, en el que se concentraban 8 lenguas en la península:

  1. Árabe: desaparece en 1492, con el fin de la Reconquista. El elemento árabe fue, después del latino, el más importante del vocabulario español hasta el siglo XVI. Se calcula que en la actualidad hay unas 4000 palabras en el castellano que provienen del árabe.
  2. Mozárabe: mezcla de árabe y latín corrompido, era el idioma que hablaban los cristianos en territorio musulmán y se utilizó entre los siglos VIII y XIII. Desaparece pero deja la primera muestra de literatura en España: las jarchas, que datan de los s. XII-XIII.
  3. Galaico-portugués (romance): ocupa la mitad superior de la costa atlántica. Ha dado lugar al gallego y al portugués, dos lenguas con bastante semejanzas. Fue una lengua muy utilizada en la poesía medieval por su musicalidad dando lugar a las llamadas cantigas (canciones) entre los s. XIII y XIV, con autores tan importantes como Martín Códax.
  4. Catalán (romance): ocupa la mitad superior de la costa mediterránea. Ha dado lugar al catalán, una lengua oficial que se habla además de en Cataluña en la Comunidad Valenciana (con el nombre de valenciano) y en las islas Baleares (mallorquín). Dio lugar a una literatura medieval y prerrenacentista muy activa con autores como Ramón Llull, Ausías March o Joanot Martorell.
  5. Astur-leonés (romance): desaparecerá con la Reconquista, barrido por el castellano. Solo ha dado lugar al bable o asturianu, un dialecto que se habla en zonas del centro y el oriente de Asturias y León.
  6. Navarro-aragonés (romance): desaparecerá con la Reconquista, barrido por el castellano. Solo ha dado lugar a las llamadas fablas aragonesas, un conjunto de dialectos que se hablan en el norte de Huesca, en diversos valles pirenaicos.
  7. Vasco: no procede del latín, sino que su origen es prerromano y desconocido. Ha pervivido gracias a la orografía del País Vasco, que mantuvo el territorio libre de pueblos invasores de la península. Se fragmentó en muchos dialectos (guipuzcoano, vizcaino, labortano, alto navarro…). En la actualidad es lengua oficial en el País Vasco y se enseña a través del llamado dialecto batúa (unido).
  8. Castellano (romance): nace hacia el s. XI en Burgos y La Rioja. Se convierte en la lengua de la Reconquista y la repoblación, expandiéndose hacia el sur en forma de cuña y haciendo desaparecer sus lenguas vecinas (el astur-leonés y el navarro-aragonés).

Aquí tenéis un cuadro comparativo de una misma frase en las distintas lenguas romances de la época (con la excepción del árabe y el vasco, que no provienen del latín). Si lo leéis con atención podréis apreciar las semejanzas que hay entre ellas.

Mozárabe:            Castellano:              Galaico-portugués:   Catalán:                     Navarro-aragonés:
Mio sīdī ïbrâhîm
yâ tú uemme dolge
fente mib
de nohte
in non si non keris
irey-me tib
gari-me a ob
legar-te
Mi señor Ibrahim,
¡oh tú, hombre dulce!
vente a mí
por la noche.
Si no, si no quieres,
iré a ti,
dime dónde
encontrarte.
Meu senhor Ibrâhim,
ó tu, homem doce!
vem a mim
de noite.
Se non, se non queres,
ir-me-ei a ti,
diz-me onde
te encontro.
El meu senyor Ibrahim,
oh tu, home dolç!
Vine a mi
de nit.
Si no, si no vols,
aniré a tu,
dis-me on
trobar-te.
O mio sinyor Ibrahim,
oh tu, hombre dulce!
Viene ta yo
de nueits.
Si no, si no quiers,
me’n iré ta tu,
di-me án
trobar-te.
Astur-Leonés:            Gallego:                    Portugués:                   Latín:                      
El mieu sennor Ibrahim,
á tu, home duce!
ven a min
de nueite.
Si non, si nun quies,
diréi a ti,
dime ú
atopate.
Meu señor Ibrahim,
oh ti, home doce!
ven a min
de noite.
Senón, se non queres,
ireime a ti,
dime onde
te encontro.
Meu senhor Ibrahim,
ó tu, homem doce!
Vem a mim
de noite.
Senão, se não quiseres,
ir-me-ei a ti,
diz-me onde
te encontro.
O domine mi Ibrahim,
o tu, homo dulcis!
Veni mihi
nocte.
Si non, si non vis,
ibo tibi,
dic mihi ubi
te invenias.
Anuncios

Curiosidades de palabras en español

14 Nov

Buenas, muchachada.

Aquí van algunas curiosidades absolutamente inútiles de palabras en español. Espero que al menos llamen la atención.

De miedos irracionales (cómo se llama el miedo…):

  • A la pronunciación de palabras largas, complicadas o inusuales: Hipopotomonstrosesquipedaliofobia.
  • Al 666: Hexakosioihexekontahexafobia.
  • Al 13: Triscaidecafobia.

Las palabras más largas en español

Aunque no están incluidas en el Diccionario de la RAE, los vocablos más largos que existen en nuestro idioma son “Ciclopentanoperhidrofenantreno”, “electroencefalográficamente”, “antropoclimatológicamente”, “contrarrevolucionariamente” y “anticonstitucionalmente”.

Que aparezca en el DRAE, sin embargo, la más larga es “electroencefalografista” (23 letras). 

Las palabras más largas sin letras repetidas son calumbrientos (13 letras), centrifugados (13 letras) y vislumbrándote (14 letras).

Otras curiosidades y casos únicos

  • Única palabra con cinco erres: ferrocarrilero.
  • Única palabra que contiene dos veces cada una de las cinco vocales. Curiosamente no repite ninguna consonante: guineoecuatorial.

 Palabras curiosas

  • Oía: palabra de tres letras y tres sílabas.
  • Aristocráticos: cada letra aparece dos veces.
  • Arte: palabra masculina en singular y femenina en plural.
  • Centrifugados: todas las letras son distintas, ninguna se repite.
  • Cinco: el único número escrito que tiene las mismas letras que su significado.
  • Mil: el único número que no tiene ni “o” ni “e”.
  • Corrección: dos letras dobles.
  • Estuve: cuatro letras consecutivas por orden alfabético.
  • Menstrual: el vocablo más largo de dos sílabas.
  • Pedigüeñería: contiene los cuatro signos ortográficos posibles sobre una palabra: el punto sobre la “i”, diéresis (ü), tilde y la virgulilla sobre la “ñ”.
  • Ecuatorianos y aeronaúticos: dos palabras con las mismas letras en distinto orden, es decir, un anagrama.
  • Reconocer: palabra que se lee igual del derecho que del revés. Recordad que esto es un palíndromo.
  • Murciélago y orquídea: palabras que contiene las cinco vocales.

Algunas preguntas curiosas

  • ¿Hay alguna palabra que contenga cuatro consonantes seguidas? Substraer, abstraer, abstracto.
  • ¿Cuál es la palabra de tres sílabas a la que puede quitarse la sílaba del medio sin que pierda su significado? Noveno: nono.
  • ¿Hay alguna palabra que tenga cinco veces la letra i? Dificilísimo. Disciplinadísimo.
Fuente: http://www.marie-claire-palabras.com/2012/11/curiosidades-sobre-nuestra-lengua-y.html

Extranjerismos

9 Ago

Buenas, chavalería estudiantil.

Recordemos que los extranjerismos son las palabras procedentes de otras lenguas que conservan la ortografía y a veces también la pronunciación de su lengua de origen. También se les llama barbarismos o xenismos. Sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX, la mayoría de estas palabras proceden del inglés (stop, manager, marketing, pressing…), aunque en épocas anteriores muchas se tomaban del francés (boutique, amateur, tournee, voyeur…) Algunos de los motivos por los que se emplean es por prestigio social, ya que su uso suele estar asociado a personas de clase alta o con una “cultura cosmopolita”, por así decirlo.

No está de más subrayar que aunque cada vez se usan con mayor frecuencia, lo cierto es que son palabras que conviene evitar y que en casi todos los casos tienen un término equivalente en castellano que debemos emplear en su lugar. Lo habitual es que si el uso de un extranjerismo concreto se prolonga en el tiempo, estas palabras sufran dos posibles procesos: o se conviertan en calcos, traduciéndose la palabra originaria en términos españoles (weekend > ‘fin de semana’ // skyscraper > rascacielos) o terminen sufriendo una adaptación a nuestra pronunciación y ortografía (command > comando // deodorant > desodorante). En estos casos la RAE suele terminar aceptándolas como palabras correctas y acaban por aparecer en el diccionario.

Aquí tenéis unas actividades para aprender el significado de algunos extranjerismos:

Y de postre, a propósito de este tema, el escritor Mario Benedetti (URU, 1920-2009) en su libro Despistes y franquezas, nos cuenta la siguiente anécdota:

Veamos, dijo el profesor:
– ¿Alguno de ustedes sabe que es lo contrario de “in”?
– “¡Out!”, respondió prestamente un alumno.
– No es obligatorio pensar en inglés. En español, lo contrario de “in”, como prefijo privativo, claro, suele ser la misma palabra, pero sin esa sílaba.
– Sí ya sé, profesor: Insensato – sensato, indócil y dócil.
– Parcialmente correcto; no olviden muchachos que lo contario del invierno no es el vierno, sino el verano.
– No se burle, profesor…
– Vamos a ver… ¿Sería Vd. capaz de formar una frase, más o menos coherente, con palabras que si son despojadas del prefijo “in” no confirman la ortodoxia gramatical?
– Probaré, profesor: “Aquel dividuo me molestó sus cógnitas. Se sintió dulgente, pero dómito. Hizo ventario de las famias, con que tanto lo habían cordiado, y aunque se resignó a mantenerse cólume, así y todo,  en las noches padecía de somnio ya que le preocupaban la flación y su cremento”.
El profesor admitió sin euforia:
– Sulso, pero pecable.

Abreviaturas y siglas

8 Ago

Hola, estudiantina.

Alguna vez hemos comentado en clase que uno de los rasgos del uso de la lengua actualmente es la profusión de la creación y empleo tanto de abreviaturas como de siglas.

Recordad que las abreviaturas son acortamientos de palabras empleando solo sus primeros caracteres o algunas de sus letras y terminando con un punto. Aunque se haya multiplicado su uso con las nuevas tecnologías (SMS, whatsapp…), lo cierto es que se vienen empleando desde mucho antes de la llegada de las tecnologías de la comunicación con diversas intenciones: simplificar palabras muy usadas (ej. ejemplo), aludir a fórmulas y tratamientos de cortesía (Ilmo. Ilustrísimo), expresar magnitudes (kg. kilogramo)…

Respecto a las siglas, recordad que se forman con la primera letra de las palabras que forman una expresión y que se escriben en mayúscula y sin puntos. Además si proceden de palabras en plural, la letra se duplica: EE.UU. (Estados Unidos), CC.OO. (Comisiones Obreras). Se emplean mucho para referirse a instituciones (ONU: Organización de Naciones Unidas) o para aludir a tecnologías y hallazgos técnicos (LCD: Liquid Cristal Display).

Podéis practicar algunos ejercicios para reconocer diferentes siglas y abreviaturas.