Las comillas

6 Jul

Chavalería estudiantina.

Las comillas son uno de los signos con mayor variedad en su representación. De hecho, se emplean diversos tipos de comillas: simples (`´), latinas o españolas («») e inglesas (“”). Suelen alternarse cuando hay comillas dentro de comillas. Ejemplo: Blas dijo: «Alguien me ha llamado “tarambana” y eso no lo puedo tolerar». 

Según la Ortografía de la RAE, las comillas inglesas y las simples deberán escribirse en la parte alta del renglón, mientras que las angulares se escriben centradas. Asimismo, se recomienda que en los impresos se utilice en primera instancia las comillas angulares, reservando los otros tipos para cuando deban entrecomillarse partes de un texto ya entrecomillado. En este caso las comillas simples se emplearán en último lugar. Ejemplo: «María dijo: “¡Que tal ‘carro’ que se ha comprado Pedro!”».

Veamos algunas precisiones sobre el uso de las comillas:

  • El signo de puntuación que corresponda se escribe detrás de las comillas: punto, coma, punto y coma…
  • Se emplean para reproducir una cita textual, sea cual sea su extensión. Ejemplos: Ghandi dijo: «Ojo por ojo y el mundo acabará ciego». Con mucha timidez, se acercó y dijo: “Sí”.
  • También se usan para señalar el énfasis o sentido irónico de una palabra. Ejemplo: Jefe, he hecho un “trabajito estupendo” con Andrés; seguro que ya no le molestará más.
  • Se escriben para indicar una palabra o expresión procedente de otro idioma. Aunque lo cierto es que para estos casos la Academia recomienda usar cursiva. Ejemplo: Cuando leí “delayed”/delayed en el panel del aeropuerto supe que nuestro avión no saldría a tiempo.
  • Se emplean para nombrar el título de poemas, cuadros, artículos… que pertenecen a una obra o al conjunto de una obra. En cambio, los títulos de libros, revistas y periódicos se escribirán en cursiva. Ejemplo: El poema que más me gusta de Campos de Castilla es «La tierra de Alvar González».
  • Se utilizan para destacar una palabra de la que se habla. Ejemplo: El adverbio “aquí” es de lugar.
  • En textos narrativos, a veces se utilizan las comillas para reproducir los pensamientos de los personajes, en contraste con el uso de la raya, que transcribe sus intervenciones propiamente dichas. Ejemplo: Los socios rieron a carcajadas. «¡Hasta en latín sabía maldecir el pillastre!» pensó el padre, más satisfecho cada vez de los sacrificios que le costaba aquel enemigo. (La Regenta. Clarín).

Para más dudas y ejemplos sobre el uso de las comillas, consulta este artículo del Diccionario panhispánico de dudas (2005) de la RAE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: