El punto

1 Jul

Chavalería estudiantina.

El uso del punto y su adecuada colocación en el texto resultan fundamentales para dar ritmo a lo que escribamos y para añadir las pertinentes pausas para respirar. En sus usos más habituales, el punto señala una pausa al final de un enunciado. Recuerda que detrás de él se escribe mayúscula, salvo que se trate del punto que se usa en las abreviaturas.

Existen tres tipos de puntos para organizar un texto:

  • Punto y seguido: separa oraciones con sentido completo dentro de un párrafo. Tras el punto y seguido se continúa escribiendo en la misma línea.
  • Punto y aparte: se emplea para separar párrafos. Los párrafos desarrollan ideas diferentes de un mismo tema. Después de punto y aparte se empieza a escribir en línea diferente.
  • Punto y final: sirve para cerrar el texto.

Además de los usos anteriormente indicados, existen otras consideraciones importantes sobre el punto:

Se escribe detrás de las abreviaturas. Ejemplos: Sr. / Avda. / teléf. / D. [Recuerda que detrás de él no se escribe mayúscula]. Sin embargo, también hay algunas excepciones a esta regla. Así, las abreviaturas de los símbolos de los elementos químicos, de los puntos cardinales y de las unidades de medida se escribirán sin punto. Ejemplos: Oro (Au), plata (Ag), NE (noreste), km, kg…

Se coloca tras el cierre de comillas, paréntesis o raya de cierre si se necesita como punto y seguido, aparte o final. Ejemplo: Paco dijo “No volveré jamás”. Días después regresó avergonzado.

Nunca se emplea tras signos de interrogación ni exclamación. Ejemplo: ¿Quién es? ¡Vaya susto me has dado! Entra.

Nunca se utiliza en las siglas; de hecho, las letras que componen una sigla deberían ir sin puntos. Ejemplos: ONU (Organización de Naciones Unidas), IES (Instituto de Educación Secundaria)…

El punto y los números: su uso con los números resulta discutido. Así en la expresión numérica del tiempo, el punto puede separar las horas de los minutos. Ejemplos: 18.30 h, 12.00 h. Aunque en este uso pueden emplearse también los dos puntos. Ejemplos: 18:30, 12:00…
En el ámbito anglosajón, el punto se usa también para separar la parte entera y la parte decimal de un número. Sin embargo, la RAE prefiere, en estos casos, el uso de la coma. Ejemplo: 24,32, mejor que 24.32.
Asimismo, habrás observado que suele emplearse el punto para separar los millares, millones, etc… No obstante, la recomendación de las normas internacionales y de la propia RAE es que se prescinda de este punto y se sustituya por un espacio. Ejemplo: 4 829 530, mejor que 4.829.530

Finalmente conviene recordar que en los títulos de libros, películas, obras de arte…, en los titulares de prensa, en los “slogans” publicitarios y en los índices de contenido no se pone punto al final.

Para más dudas y ejemplos sobre el uso del punto, consulta este artículo del Diccionario panhispánico de dudas (2005) de la RAE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: