Diccionario de la RAE

6 Oct

Buenas, estudiantina.

En esta entrada vamos a repasar por encima la historia del Diccionario de la RAE (en adelante DRAE) y las últimas novedades introducidas, así como a ofrecer algunas curiosidades.

BREVE HISTORIA DEL DRAE

Es uno de los libros más consultados en español y obra de referencia para una comunidad lingüística que en la actualidad se acerca a los 500 millones de hablantes.

Contrariamente a lo que suele pensarse, no fue el primer diccionario que edito la RAE, pues una de sus primeras tareas tras su creación en 1713 fue redactar un gran diccionario del español con citas de autores de prestigio en cada una de las palabras definidas. Se llamó “Diccionario de autoridades” y se editó en seis grandes volúmenes entre 1726 y 1739. El Diccionario de la RAE, tal y como lo conocemos, surgió del propósito posterior de publicar un diccionario ya sin citas y reducido a menos tomos (uno o dos) para un uso más fácil, cuya primera edición vio la luz en 1780. En octubre de 2014 apareció la 23ª edición, trece años después de su anterior edición (2001) y que durante este tiempo tuvo cinco actualizaciones posteriores.

¿EN PAPEL O EN LÍNEA?

La RAE sigue apostando por editarlo inicialmente en papel; esta 23ª edición se presenta en un tomo de 2.376 páginas con una tirada inicial de 100.000 ejemplares que tiene un precio de 99 euros. Además existe una edición de lujo por 200 euros, que se vende por encargo. Pero lo cierto es que el Diccionario es un éxito en la red, de hecho la versión en línea recibe casi cuarenta millones de consultas al mes. Una curiosidad: las 15 palabras más buscadas en 2013 fueron: “cultura”, “haber”, “haya”, “ir”, “hacer”, “a”, “amor”, “ser”, “hola”, “dar”, “estar”, “ver”, “paradigma”, “bizarro” y “casa”, por este orden.

¿CUÁNTAS PALABRAS INCLUYE?

En su última edición (la de 2014) incluye 93.111 entradas (vocablos), de los cuales aproximadamente 19.000 son americanismos. Son 8.680 palabras más que la anterior edición y el doble de las que se incluían en la primera edición del Diccionario (1780). Como es común que una misma palabra tenga más de una acepción, el número de estas se eleva a 195.439.

¿CUÁLES SON LAS DIFERENCIAS RESPECTO A ANTERIORES EDICIONES?

Se han añadido nuevas palabras como “amigovio”, “papichulo”, “chupi”, “homoparental”, “mileurista”, “serendipia”, “tuit”, “bicicleteada”, “birra”, “cagaprisas”, “cameo”, “precuela”, “serendipia”, “spa”, “tunear”, “gayumbos”, “culamen”, “peñazo”, “friki”, “pepero”, “sociata” o “canalillo”, entre otros vocablos, ya son normativos. Si quieres consultar una lista con su etimología y significado pulsa AQUÍ. Además unos 49.000 artículos se han cambiado respecto a la edición anterior para precisar significados, notas de uso, etimologías… En “femenino”, por ejemplo, se ha suprimido la acepción “endeble, débil” y la “sodomía” ya no “se comete” sino que “se practica”. Por otro lado, 1350 palabras salen del diccionario. Estos vocablos y sus definiciones no se pierden, ya que la edición que las contiene pasa a formar parte del “Nuevo tesoro lexicográfico”, que reúne todos los diccionarios académicos y otros muchos y que se puede consultar en línea.

¿QUÉ POLÉMICAS HA HABIDO CON ALGUNAS DEFINICIONES?

Es habitual que diversos colectivos soliciten que se modifiquen las definiciones de algunas palabras que incluye el Diccionario, por considerarlas ofensivas, prejuiciosas o peyorativas. En estos casos, la RAE suele responder afirmando que el Diccionario trata de ofrecer un repertorio lo más fiel posible de las palabras que los hispanohablantes usan libre y espontáneamente en todas sus acepciones por lo que se niega a suprimir las definiciones cuyos sentidos implicados han estado hasta hace poco o siguen estando vigentes en la comunidad social. Esto ha ocurrido con la palabra “gitano” (en su acepción de “trapacero” o “que pretende engañar a alguien”), “rural” (que sí eliminó en su definición los términos “inculto y tosco”), algunos términos y definiciones machistas y/o que atentan contra la igualdad de género… Lo cierto es que las polémicas con las definiciones son constantes.

¿CÓMO SE CAMBIA O ACTUALIZA UN TÉRMINO EN EL DRAE?

Para actualizar o cambiar un término en el diccionario son los propios académicos quienes presentan directamente sus propuestas al Pleno. El Instituto de Lexicografía prepara los materiales que se discutirán en comisión y una vez confeccionadas las propuestas, se envían a una de las comisiones o al Pleno para su debate en primer lugar y su posterior aceptación o rechazo. Posteriormente pasa a consulta de las Academias americanas y, tras ser discutidas las observaciones allegadas, se da por aprobado definitivamente. Puedes comprobar aquí los artículos enmendados (modificaciones).

¿QUIERES SABER MÁS DEL DRAE?

Curiosidades de la A a la Z.

“Haiga” está aceptado y es un automóvil muy grande y ostentoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: