Los Goytisolo

8 Jun

Buenas, muchachada.

Empezamos una sección que nos llevará a recorrer algunas de las sagas de escritores y artistas más importantes de la cultura española desde la posguerra hasta la actualidad. Hablaremos de familias que han destacado por su labor creadora: hermanos, padres e hijos…

En esta primera entrega nos centramos en los Goytisolo, cuatro hermanos de los cuales tres de ellos son escritores de gran relevancia desde los años 50 hasta la actualidad. Todos están marcados por un hecho ocurrido en su infancia que les impactó sobremanera. Me refiero a la muerte de su madre, Julia, en un bombardeo de la ciudad de Barcelona en 1938, durante la Guerra Civil. Después su padre y su familia paterna se posicionaron a favor del franquismo y los cuatro hermanos Goytisolo (Marta, José Agustín, Juan y Luis) crecieron asilvestrados y haciendo el papel de madre una criada llamada Eulalia. Vamos con ellos:

José Agustín Goytisolo (1928-1999). El que más se dedicó a la poesía y al que, sin duda, el impacto de la muerte de su madre afectó más profundamente. De hecho le puso a su hija el nombre de la madre perdida y escribió el conocido poema «Palabras para Julia» en el que une voluntariamente en amor y deseo a las dos mujeres, su madre y su hija. En 1993, en el tomo Elegías a Julia Gay (era así como se apellidaba) reunió todos los poemas de tema materno, principales en su primer libro, El retorno (1955) y en otro, muy posterior, en que pretendía cerrar esa vieja y fecunda herida, Final de un adiós (1984). Sus muchas depresiones le llevaron a suicidarse el 19 de marzo de 1999 arrojándose por la terraza de su piso de Barcelona. Paradójicamente en su poema “Palabras para Julia” brinda a su hija algunos versos para animarla a seguir viviendo: “Nunca te apartes, nunca digas, junto al camino, aquí me quedo”. Aquí os dejo una de las muchas versiones musicales que se han hecho de la poesía, intrepretada por el grupo ourensano de rock Los Suaves. De todas formas la ha cantado bastante gente, desde Paco Ibáñez o Mercedes Sosa hasta Kiko Veneno y Muchachito Bombo Inferno.

Juan Goytisolo (1931): quizá sea de los tres hermanos el de trayectoria más reconocida y prestigiosa. Comenzó a publicar en 1954 y desde entonces lo ha hecho ininterrumpidamente, siendo considerado por la crítica como el narrador más importante de la generación del medio siglo. Su obra abarca novelas, libros de cuentos y de viajes, y ensayos. Algunos de sus títulos más importantes son Campos de Níjar (1954), Señas de identidad (1966) y Reivindicación del Conde Don Julián (1970). Ganó el Premio Nacional de las letras españolas en 2008 y ha sido candidato al premio Nobel. Es uno de los intelectuales españoles más influyentes en el extranjero y habitual en la prensa española, en particular en el diario El País, para el que ha sido corresponsal de guerra en Chechenia y Bosnia. Está considerado como un crítico de la civilización occidental, a la que contempla desde una óptica periférica. Desde 1996 ha fijado su residencia en Marrakech (Marruecos). En 2015 obtuvo el Premio Cervantes.

Luis Goytisolo (1935). Algo menos conocido que los dos anteriores, pero de gran prestigio entre la crítica. Sus narraciones, de signo experimental, configuran una crónica de la generación a la que pertenece y reflexionan sobre el propio quehacer novelístico. En 1994 fue elegido académico de la Real Academia Española. Se considera que su obra cumbre es Antagonía (1973-1981), tetralogía sobre el arte de la escritura que para algunos críticos está entre las tres grandes novelas del siglo XX. Su novela Estatua con palomas mereció el Premio Nacional de Narrativa en 1992. Además también ha realizado documentales culturales para TVE. En una entrevista reciente, ha desvelado que con el tiempo se fueron distanciando los tres hermanos, hasta llegar a “una separación total” y que ninguno de ellos “estaba al tanto” de lo que escribían los otros dos. “No nos leíamos unos a otros ni yo les contaba lo que pensaba escribir ni lo que hacía en cada época. No había la más mínima comunicación”. “La excepción -añade Luis- era José Agustín, que a veces leía algún poema cuando le salían redondos; pero la prosa es otra historia”. El pequeño de los hermanos Goytisolo atribuye ese distanciamiento al “espíritu de independencia” que tenían los tres hermanos. “No queríamos ni comentar ni vernos influidos. Cada uno llevaba su vida”, asegura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: