01-De subgéneros líricos: ODA

16 Oct

Hola, estudiantina de 3º de la ESO.

Como hemos visto en clase estos días, los subgéneros líricos existentes son muy variados y se diferencian en su tono. Con esta entrada comenzaremos a repasar aquellos más destacados y a poner los ejemplos más célebres que existen de ellos en la poesía en lengua castellana.

ODA

Es una composición poética de tono elevado que en la antigüedad se cantaba con acompañamiento musical. Se centra en asuntos diversos, recogiendo siempre una reflexión del poeta y a menudo se ocupa de alabar cualidades concretas (por ejemplo, la amistad) o elementos materiales (un árbol, un espejo…)

Uno de los ejemplos más monumentales en nuestra poesía son las Odas elementales (1954) de Pablo Neruda (1904-1973), un destacado poeta chileno. Neruda le cogió gusto a las odas, llegando a ampliar el cultivo de este subgénero lírico en libros posteriores como Nuevas odas elementales (1956), Tercer libro de odas (1957) y Navegaciones y regresos (1959). La temática de las odas de Neruda es muy variada y abarca desde odas geográficas (a países y ciudades) hasta odas a plantas y verduras (al tomate o a la cebolla), pasando por otras dirigidas a elementos de la naturaleza, a seres animados (personas, animales, profesiones…), a seres inanimados (al libro, al pan, al cobre o a las papas fritas) y a conceptos abstractos (la tristeza, la tranquilidad, la esperanza…) 

Pero muchos siglos atrás existen notables ejemplos de odas en nuestra poesía, sobre todo en el Renacimiento (s. XVI). Así el primer poeta renacentista, el toledano Garcilaso de la Vega (1503-1536), es autor de la Oda a la Flor de Gnido, escrita en Nápoles por encargo de un amigo y dirigida a una mujer que quería cortejar. Ya en la segunda mitad del siglo destaca la Oda a Francisco Salinas, escrita por Fray Luis de León (1527-1591) y dedicada a un amigo del autor, el célebre músico y organista ciego Francisco Salinas.

Si volvemos al s. XX, otro gran poeta como Federico García Lorca (1898-1936) también escribió este tipo de composición poética. En su caso dirigida a personas a las que admiraba; así en la Oda a Salvador Dalí homenajea a este pintor surrealista que fue su amigo personal y compañero de generación y en la Oda a Walt Whitman, recuerda al que quizá sea el poeta estadounidense más importante de la historia.

Finalmente, entre las más curiosas y escatológicas no podemos dejar de nombrar el Poema al pedo de Francisco de Quevedo (1580-1645) y el Cántico doloroso al cubo de basura de Rafael Morales (1919-2005). Ambas tienen tonos muy diferentes pero demuestran a las claras que cualquier cosa puede ser objeto de oda y alabanza lírica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: