LNV-1) Proxémica

1 Jul

Estudiantina.

En esta entrada vamos a hablar de una parte de la comunicación que no es lengua, pero que aparece unida sólidamente a esta. Me estoy refiriendo a la comunicación no verbal, una amplia región en la que habitan múltiples factores que acompañan al lenguaje. Algunos de carácter biológico, como la edad, la raza o el sexo; otros de carácter social como el aspecto físico, la clase social, la formación cultural…

Quizá más estudiados correspondan a tres disciplinas que han protagonizado diversas investigaciones, sobre todo llevadas a cabo en EE.UU. a partir de mediados del s. XX: la Proxémica, la Kinésica y la Paralingüística.

En esta entrada nos ocuparemos de la Proxémica, un concepto acuñado por el antropólogo Edward T. Hall (1914-2009) en 1963 para describir las distancias entre las personas mientras éstas interactúan entre sí. Con este término se refiere al empleo y a la percepción que el ser humano hace de su espacio físico, de su intimidad personal y de cómo y con quién lo utiliza, invade, ocupa… en cada momento.

Es importante destacar que el estándar de espacio interpersonal depende de cada cultura. Así, por ejemplo en las culturas latinas la distancia entre interlocutores suele ser más reducida. Por el contrario, en las culturas nórdicas se prefiere una distancia más amplia. Incluso en otras culturas como la hindú, las distancias son más estrictas y están relacionadas con la posición social y casta de los hablantes. Además, la distancia también depende del espacio en el que tenga lugar la comunicación y de la situación social, el sexo y la relación entre los interlocutores.

Según un estudio del propio Hall existen cuatro zonas de proximidad en la interacción entre las personas:

  • Íntima: es la distancia inferior a 45 centímetros, la más guardada por cada persona. Para que se dé esta cercanía, las personas tienen que tener una relación muy estrecha, por ejemplo estar emocionalmente unidos por un sentimiento compartido (amor, tristeza, alegría…). En esta zona de proximidad entraría más en juego la mirada, el tacto y el sonido.
  • Personal: se da entre 46 y 130 centímetros. Estas distancias se dan en ámbitos laborales y sociales cercanos como, reuniones, asambleas, fiestas, conversaciones… En esta zona de proximidad si estiramos el brazo, llegamos a tocar a nuestro interlocutor.
  • Social: se da entre 130 y 300 centímetros. Es la que empleamos con extraños con los que mantenemos de forma puntual una relación más impersonal, pues no conocemos al interlocutor. Así ocurre por ejemplo con el dependiente de un comercio, con un bibliotecario, un repartidor…
  • Pública: más de 3 metros y en general desde un plano superior. Es la distancia adecuada para dirigirse a un colectivo de interlocutores como puede ocurrir en una conferencia, mitin, clase… Suele venir acompañada de un tono de voz alto y se asocia a figuras y ocasiones públicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: