Concurso Microrrelatos Navidad 2013

15 Dic

Muchachada del Albéniz.

Como ya comentamos esta pasada semana, la convocatoria del concurso navideño de microrrelatos del instituto en su edición 2013 ya está en su recta final. Aquí dejo los relatos participantes.

  • Los nombres de los autores están ocultos tras un número.
  • Deberían tener todos un título. 
  • Votad con un comentario al final de esta entrada los tres mejores relatos: 1º), 2º) y 3º). 
  • A la hora de la votación tened en cuenta aquellos textos con faltas de ortografía o más de un error tipográfico y la originalidad, la capacidad de sorpresa y el punto de vista novedoso que aporten.

1

RECUERDOS

En la séptima uva me atraganté y empecé a toser ruidosamente. Al finalizar las campanadas, mis padres me abrazaron y me desearon un feliz año nuevo. Al calor de la chimenea y el acogedor aroma del incienso, me vino a la memoria la primera nochevieja que pasé con mi novio. Por aquel entonces preferíamos los lacasitos. Los recuerdos me invadieron como un torbellino. Se me llenaron los ojos de lágrimas. Ahora él está lejos, se ha mudado y no le volveré a ver. Le echo de menos. En ese instante sonó el timbre. Al abrir, me encontré con la persona que menos me esperaba: mi novio.

________________________________________________________

2

NUESTRA PRIMERA NOCHEVIEJA

En la séptima uva me atraganté, pensé que era el último de mis días, el líquido de la uva se desvió hacia el lado equivocado y no podía respirar. Intenté decir algo a los demás  invitados pero no fui capaz de decir ni una palabra. Mis manos estaban agarrotadas en mi garganta. Cada vez podía respirar peor….empecé a ver un destello de luz que se aproximaba a mi… pero de repente sentí un golpe fuerte en mi estómago saliendo de mi boca como una bala la maldita uva. Cuando abrí los ojos allí estaba él.

________________________________________________________

3

UNA VISITA INESPERADA

A la séptima uva me atraganté, el timbre sonó como si la última campanada hubiese abierto las puertas al nuevo año. Pensé que podría ser una visita inesperada. Abrí la puerta y en ese momento se me pasaron por la cabeza miles de recuerdos y me sorprendí de lo mucho que habían cambiado las cosas. Sobre todo, me vino a la mente aquella discusión en la que quisimos poner tres puntos suspensivos, pero sin darnos cuenta borramos dos. De repente me miró y me di cuenta de que para nosotros el mundo había terminado y otro nuevo acababa de empezar. De que esa noche se convertiría en el primer día del resto de nuestras vidas.

________________________________________________________

4

RECUERDOS

En la séptima uva me atraganté por un doloroso y a la vez hermoso recuerdo. En este nítido recuerdo aparecía aquel semblante por el que mi corazón había luchado tanto. El rostro que me invitó al baile, los labios que me besaron con ternura. Los ojos que me miraron durante tres años. Los brazos que me recogieron de mis caídas. El corazón que completó mi vida. La persona que ahora añoro. El alma que perdí en aquel accidente de coche. Este recuerdo me hizo llorar. Sus preciosas manos ya no estaban para consolarme. Ya no estaba, se lo habían llevado, tenía que superarlo. Es lo que él hubiera querido.

________________________________________________________

5

LA LLEGADA

En la séptima uva me atraganté al tiempo que entraba en el salón, cuando en ese instante el tiempo se paró. Me advirtieron que llegaría y no lo creí, pero llegó.

Yo seguía luchando con aquella uva y al final, con la ayuda de un vaso de agua, me la tragué. En la tele se veía finalizar ya las campanadas y a la gente dar gritos de alegría. Eran los primeros minutos del año nuevo 2014.

Mientras tanto, yo le miraba cariñosamente y él a mí. Mi madre, en cambio, tirada en sus brazos llorando sin parar.

Este año, sería especial.

________________________________________________________

6

TODO QUEDÓ EN UN SUSTO

En la séptima uva me atraganté, a causa de todas las uvas acumuladas desde la tercera campanada que no pude digerir. Alguna de las cáscaras o semillas de las uvas se había colado por mi sistema respiratorio. Asombrosamente, antes de que sonara la octava campanada, mi madre ya se había dado cuenta y estaba dándome golpecitos en la espalda, ¡cómo son las madres! Sin embargo, el resto de la familia ni se inmutó, y no se dieron cuenta de mi pequeño percance. No sabía qué uva había cantado Anne Igartiburu, pero de lo que sí estaba seguro era de que aquel infortunio no iba a arruinar el Año Nuevo de mi familia.

________________________________________________________

7

LA UVA MALDITA

Con la séptima uva me atraganté, pero no podía perder el ritmo de las campanadas, introduje la octava en la boca, me faltaba el aire, mi cara comenzó a ponerse de color rojo intenso, miré a mis familiares buscando ayuda. Dylan comenzó a ladrar y todos giraron su cabeza hacia mí. Observé sus rostros de preocupación, mi padre se abalanzó y me cogió por la espalda, comenzó a darme empujones en el abdomen, hasta provocarme una tos, la séptima y octava uva salieron disparadas hacia la cabeza de mi abuelo. Miré a todos sonriendo, en la tele se veía “Feliz Año Nuevo 2014”.

________________________________________________________ 

8

REENCUENTRO NAVIDEÑO

En la séptima uva me atraganté. Todavía le daba vueltas a la noticia que me habían dado. ¿Sería un buen padre? La presión me pudo. Abandoné la sala y me dirigí a la terraza. Necesitaba un poco de aire fresco. Pensé en la idea de ser padre. Demasiadas responsabilidades. El colegio, los pañales, la comida, los regalos… Si no me organizo yo solo, no podía imaginarme con un hijo. Decidí volver dentro y continuar como antes. Pero en mitad del pasillo, impulsivamente, cogí las llaves del coche y me fui. Diez años después, aquí estoy, con él por primera vez.

________________________________________________________

9

CÓMO ME ATRAGANTÉ CON UNA UVA

En la séptima uva me atragante. Todo empezó cuando todos los años veía a mis padres comer uvas todos los años hasta que este año yo también decidí comérmelas. Toda la familia esperaba ante la televisión a la espera de las campanadas. Cuando empezaron las campanadas todo el mundo empezaba a comer, a mi me costó seguir el ritmo de las campanadas pero luego le pille el tranquillo hasta que en la séptima me atragante y desde ese momento supe que todavía soy demasiado pequeño para comer uvas.

________________________________________________________

10

UNA NOCHE PARA RECORDAR

A la séptima uva me atragante y en ese mismo instante sentí unos golpes en la espalda, era mi madre intentando ayudarme, ‘gracias mamá’ le dije, en ese momento vi a mi padre dando un abrazo a mi hermana y diciéndole ‘feliz año hija, te quiero’, más tarde vino hacia mi y me dio un abrazo diciendo lo mismo, yo le respondí ‘te quiero papá’ y con una sonrisa, una vez que termine de felicitar a todos baje a festejar con mis amigas y que bien me lo pase, a pesar de todo fue una gran noche, una noche para recordar.

________________________________________________________

11

FELIZ HOLOCAUSTO ZOMBIE

En la séptima uva me atraganté, no podía creer lo que estaba ocurriendo. Mi abuela  se desmayó cuando Ramón García fue mordido por Anne  Igartiburu. Las voces de los realizadores y los técnicos  del programa eran confusas.

Antes de que se cortase la señal, vimos que la Plaza Mayor estaba infestada de abominaciones devorando a  los allí presentes. La horda se estaba acercando a nuestra casa. Mi padre fue el primero en reaccionar, sujetó la puerta frente a varios de seres infernales que la oprimían. Yo estaba en estado de “shock”, de repente, cuando los seres estaban a punto de entra, me di cuenta; las 5 uvas restantes todavía seguían en mi plato, eso significaba que el 2014 iba a ser un difícil año para todos.

________________________________________________________

12

NOSOTROS Y ELLOS

En la séptima uva me atragante, mientras ellos seguían comiendo y celebrando el siguiente año mientras que yo casi no podía casi respirar. Mis hijos con su hocico me intentaban reanimar. Por mi cabeza solo pasaban pensamientos malos que me podían pasar en el año que entrábamos por no haberme comido las uvas. Ellos cuando pasaron diez minutos, por fin se dieron cuenta de que estaba tirado en el suelo. Ese día me di una lección a mí mismo, no se puede hacer las mismas cosas que hacen ellos.

________________________________________________________

13

RECUERDOS

En la séptima uva me atragante. Alguien  me empujó por detrás, cuando estaba en la Puerta del Sol. Me gire y era Marta. Era tan hermosa como la luna y tenía unos ojos azul cristalino. Me pareció un sueño, pero aún me conocía, desde que éramos niños no nos habíamos visto.  Estuvimos charlando lo que quedaba de noche. Desde ese instante tu madre me pareció la mujer más linda del planeta. Salto la chispa entre nosotros y nos hicimos inseparables, tanto que nos casamos y unos años más tarde naciste tú.

________________________________________________________

14

En la séptima uva me atragante debido a la pérdida de práctica, hacía años que no participaba en esta tradición, desde que me marche del país en busca de mis sueños. Aquellos sueños que años atrás se veían reflejados como una simple ilusión y que gracias al esfuerzo a día de hoy eran verdad. Volví a la realidad cuando note que no podía respirar y que todos me miraban atentamente, mi prima que no se había dado cuenta de mi situación me dio un golpe en la espalda mientras gritaba “Feliz Año Nuevo”, eso me salvo la vida.

________________________________________________________

15

UN VIEJO RECUERDO

En la séptima uva me atraganté, un escalofrío recorrió mi espalda como si fuesen unas arañas con patitas muy finas y largas. En este momento empecé a recordar las otras uvas. La sexta todavía la tenía en la boca intentando masticarla, lo mismo pasaba con la quinta todavía estaba allí luchando con ella, sin embargo, la cuarta ya había conseguido tragarla. De las otras tres tenía un recuerdo mejor. La primera, la segunda y la tercera me las había comido lenta y tranquilamente, disfrutando de la puesta Navideña. Cuando terminé de pensar en ellas el año nuevo había comenzado.

________________________________________________________

16

En la séptima uva me atraganté, quizás así retrasaba el comienzo de aquel ajetreado año. Aún no les había dicho a mis padres que mi trabajo había sido reconocido y que ello suponía que me tenía que ir a Moscow al día siguiente. ¿Qué podrían pensar ellos si lo único que saben de Rusia es que hace frio? Pero por fin alguien me iba a patrocinar y podría dedicarme a lo que mejor se me da. Escupí aquella uva y los miré. –Mamá, papá allí me van a pagar por hacer “Street Workout” en cambio aquí me multarían.

________________________________________________________

17

POR UNA UVA

En la séptima uva me atragante,sabía que me atragantaría, desde la segunda que comí. Cuando ya estábamos en año nuevo, yo todavía tenía a esa maldita uva en mi garganta. Por más que bebiera agua la uva no pasaba, por un momento pensé que me iba a desmayar cuando algo sucedió, y ya no tenía a esa uva atragantada y es que había retrocedido una año atrás. Era la nochevieja de 2012 y había visto lo que me pasaría al año que viene, por lo que decidí que me daría igual lo de la buena suerte, que ese año no probaría ni una uva.

________________________________________________________

18

LA PEOR NOCHEVIEJA

En la séptima uva me atraganté. Pensé que íbamos a empezar el año en el hospital. Miraba a los lados, era como si el mundo se hubiese parado. Oía un pitido, era como una peli de suspense. No sabía nada, ¿estaba vivo?, ¿estaba muerto?, ¿ esto era el cielo? Me salí al balcón a tomar el aire mi madre salió conmigo y me pregunto que si estaba bien y la dije que había estado en el cielo por un momento. Fue una noche para olvidar pero: – hijos no seáis como vuestro padre, comeros las uvas tranquilitos. Yo este año sin uvas.

________________________________________________________

19

ANGUSTIA

En la séptima uva me atraganté, y no sé, llamadme rara pero, por un momento, sentí esa angustia de no poder respirar, de estar atrapada en un pozo sin salida y con el agua hasta el cuello; mientras veía cómo todos a mí alrededor habían acabado las cinco uvas restantes. Mi primo se deleitaba con mi sufrimiento pero le acabé dando pena y me dio un golpecito en la espalda; y entonces y, sin que sirva de precedente, me quedé mirando las luces de la pólvora desde la ventana, rememorando las que veía a tu lado en época de fiestas.

________________________________________________________

20

LO INESPERADO

En la séptima uva me atraganté, recordando aquellos buenos y malos momentos que pasé desde ese entonces… No tenía ganas de que aquello acabara. Fue como si el tiempo se parase por un segundo. Miré a mi madre, a mi padre, a mi hermano…Salté de la silla y salí corriendo por la puerta con tanta prisa que no cogí la ropa de abrigo. No supe porque hice tal cosa. En la fría noche de Navidad, entre nieve y oscuridad, me senté en un banco cercano, alguien se acercó…Era él…Cubierto de nieve, llevando un abrigo, me lo tendió , pero lo rechazé, negando levemente con la cabeza. Entonces, me abrazó delicadamente.

________________________________________________________

21

En la ultima uva me atragante por culpa de un empujón que recibí desde atrás.

Por primera vez, no estaba en casa viendo como daban las campanadas en la televisión. Me encontraba en el centro de Madrid, con gente muy diferente. Todos estaban comiendo, o intentando no atragantarse con las uvas.

Hubo un momento en el que me acorde de los mejores momentos de este año. Como no, este verano fue increíble. Me lo había pasado en un campamento unas cuantas semanas. Ahí hice una muy buena amiga.

De repente, salí de aquel trance y al lado mía se encontraba mi amiga comiendo sus uvas mientras se reía. Me dio la impresión de que se reía de mi, ya que me miraba.

Después de unos minutos, me contó el motivo de su risa. Todo se debía a que yo seguía por la séptima uva y ella había comido todas las doce.

Y con esa anécdota, empezamos el año nuevo.

________________________________________________________

 22

En la séptima uva me atragante, en las primeras uvas iba bien, pero en la cuarta ya me empezaba costar más, yo seguí, pero cuando me metí la séptima uva en la boca, me atragante, pensaba que con la próxima uva no me pasaría nada, cuando sonó la octava campanada y me metí la uva en la boca, fue a peor, me empecé a ahogar, tenía la séptima y octava uva en la boca,  salí al balcón, necesitaba aire, cuando sonó la duodécima campanada, la gente lloraba de alegría, el 2014 ya estaba aquí, vaya forma de empezar el año.

________________________________________________________

23

UN OSCURO AÑO NUEVO

En la séptima uva me atraganté, empecé a toser descontroladamente, fue una tos horrible y escandalosa.Mi madre tuvo que subir el volumen de la televisión para poder escuchar las campanadas.Fui rápidamente a beber agua, y por fin dejé de toser.Ya era demasiado tarde, las campanadas ya habían terminado y el nuevo año había comenzado.Aun me quedaban cinco uvas para acabar las doce.Derrepente se fue la luz de todo el vecindario.Bajamos para saber que había ocurrido, hubo una sobrecarga.No se veía nada, así que decidímos encender los fuegos artificiales, y ya había mas luz.

________________________________________________________

24

LAS UVAS DE LA RISA

A la séptima uva me atraganté. Era 30 de Diciembre, víspera de Nochevieja. Mis amigos y yo estábamos reunidos practicando cómo deberíamos comernos las uvas, ya que, como todos sabemos, las 12 campanadas van a una velocidad de vértigo; además… ¿quién no se ha atragantado alguna vez con las malditas uvas?, ¿a quién le ha dado tiempo a terminarlas?

Entre risas y carcajadas, volvimos a repetirlo unas 14 veces. Comimos 1, 2, 3, 4…, estábamos muy “concentrados”,… 10, 11, y… ¡12! Lo habíamos conseguido. Ya estábamos preparados para pasar una inolvidable noche. El último día del año. El día de Nochevieja.

________________________________________________________

25

UN CUADRO ABSTRACTO

En la séptima uva me atraganté. Mi boca estaba llena de uvas, no había ni un solo hueco para las cinco que quedaban. Empecé a enrojecer, mis ojos comenzaron a ponerse llorosos y me respiración iba disminuyendo.

Mis padres y mi familia dejaron inmediatamente las uvas traicioneras a un lado  y corrieron a socorrerme, mientras las campanadas seguían sonando a través del televisor. Alguien me rodeó con sus brazos por detrás y, como un volcán en erupción, las uvas fueron a parar a la televisión. Nadie de mi familia este año se las terminó, pero todos nos reímos cuando mi madre dijo: ¡Primer anuncio televisivo del año, cuadro abstracto de uvas!

________________________________________________________

 26

UN INESPERADO COMIENZO

En la séptima uva me atraganté, no sabía muy bien cómo reaccionar, me envolvió una sensación de agobio. No imaginaba que esto fuera a ocurrir.

Toda mi familia se percató de mi empeño por expulsar la uva. Tras los intentos fallidos de mi familia por ayudarme, la uva terminó deslizándose por mi garganta provocándome un gran alivio.

Finalmente todo quedó en un susto. Mientras contemplábamos la explosión de colores formados por los cohetes; dábamos la bienvenida a un nuevo año, un 2014 cargado de sorpresas.

________________________________________________________

27

UN AÑO NUEVO

En la séptima uva me atraganté, al ver que mi madre se la caía el cuenco de las uvas mientras observaba el beso entre mi padre y el tío Luís. Ahora entiendo lo que decía el abuelo: año nuevo, vida nueva.

________________________________________________________

28

MIEDO

Con la séptima uva me atraganté y como estaba decidida a terminármelas sin importar lo costara, seguí tomándolas hasta el punto de tenerlas todas en la boca a la vez.  No fue una idea muy inteligente, simplemente podía haber parado ya que otro año llegaría, pero preferí comerlas como si de mi última oportunidad se tratara. No sabía porque, pero una angustia aparecía dentro de mi todos los años en esta época.  Siempre me preguntaba la razón por la que se seguía generándose en mi  interior, sin embargo, nunca hallaba una respuesta clara.  Supuse que se debía al miedo de tener que enfrentar otro año más. Pensar en ello lo empeoraba  así que  año tras año lo ignoraba. Llegó un momento en el que se acumuló, no pude seguir  y me derrumbé… No lo sentí más, desaparecí entre llantos y tristeza pero con sensación de alivio.

________________________________________________________

29

En la séptima uva me atraganté, intenté expulsarla pero no podía, de repente me desmayé. Me desperté y vi a mucha gente a mi alrededor, no sabía que estaba pasando y estaba un poco asustado. Veía a gente con batas blancas y lo último que recuerdo fue que entramos en una sala, ahí me volví a dormir. Entonces me volví despertar, estaba en mi casa, mi hermano me había despertado porque estaba muy entusiasmado, todo había sido un sueño, y era 25 de Diciembre.

________________________________________________________

30

POR UN AMIGO

En la séptima uva me atraganté. La verdad, a mí no me gustan, pero sabía que mi mejor amigo me las ofrecía con cariño. Así que, hice un esfuerzo. Mientras las tragaba, pensaba en cosas agradables. En la primera recordé el día en que nos conocimos. En la segunda, nuestro primer paseo. En la tercera, cuarta y quinta pensé lo bien que nos lo pasábamos juntos. Tuve muchos problemas con la sexta. Pero en la séptima supe que tenía que decirle que las uvas no eran una comida adecuada para mí, y con todas mis fuerzas grité:

– ¡Guau, guau!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: