Lope de Rueda y los pasos

18 Jul

Buenas, chavalería estudiantina.

A estas alturas ya sabéis que de los tres grandes géneros literarios (Épica, Lírica y Dramática), este último es el que se desarrolló con más lentitud. Parece lógico, puesto que el teatro exige un trabajo colectivo que no se da por lo general en la narrativa y en la poesía. En España y en Europa, la primera obra teatral que se conserva es el “Auto de los Reyes Magos” del s. XII. En siglos posteriores comienzan a aparecer los primeros autores de nombre conocido, sobre todo en el XV, destacando Gómez Manrique, Juan del Encina, Lucas Fernández y, de un modo especial, Fernando de Rojas con “La Celestina”.

Dejando al margen a este último escritor, el que sobresale en la primera mitad del s. XVI es Lope de Rueda (Sevilla, h. 1500 – Córdoba, 1565), un hombre que trabajó como batidor de oro, oficio que abandonó, no se sabe en qué fecha, para dedicarse al teatro y fundar una compañía propia de la que él era autor, director y primer actor y que representó sus obras con gran éxito en diversas ciudades españolas como Madrid, Segovia, Toledo, Sevilla o Valladolid. Como autor teatral produjo comedias, coloquios pastoriles, algún auto sacramental y sobre todo pasos, su aportación más importante y la que le ha dado fama. Sus obras están escritas al estilo de la comedia italiana y suponen el triunfo en el teatro español de la adaptación de la dramaturgia italiana, en un momento en que la influencia italianizante en la lírica castellana estaba completamente consolidada gracias a la aportación de Garcilaso y Boscán.

Escribió en prosa sus primeras comedias (Eufemia, Armelina, Los engañados y Medora), en las que se aprecian influencias de Boccaccio, Plauto y autores italianos coetáneos, y en verso dos comedias de escenas breves en las que se presentan gran variedad de tipos (Comedia llamada Discordia y Cuestión de amor y La farsa del sordo). Pero su gran creación la constituyen los pasos, precedentes del entremés e intercalados en las comedias en prosa para entretener al público con una situación de trama sencilla y rápido desenlace, cuya gracia residía en la comicidad de las situaciones y los personajes, que se expresaban en un lenguaje vivo y coloquial. Eran obras breves, de pocos personajes -por lo general de clase baja- y que resultaban realmente cómicas, provocando la carcajada entre los espectadores. Entre los pasos más conocidos destacan Las aceitunas, La tierra de Jauja, El convidado, Cornudo y contento y Pagar y no pagar. De gran realismo y tono siempre popular, presentan a una serie de personajes estereotipados, que los espectadores solían reconocer fácilmente.

Aquí puedes ver dos de los pasos de Lope de Rueda, Las aceitunas y La tierra de Jauja:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: