El caló

12 Jul

Buenas, muchachada.

Como quizá ya sepáis, el caló es la lengua de los gitanos en la península ibérica. Se calcula que lo hablan unas 100.000 personas. Es un idioma que no tiene un territorio limitado y concreto, ya que el pueblo gitano tiene un origen nómada y en general, proceden de la zona de Hungría, lugar al que llegaron probablemente de la India.

Es un idioma en peligro de extinción, pues se encuentra minorizado por las lenguas oficiales, que sí tienen un reconocimiento generalizado. Aunque parezca muy lejos de nuestra realidad, lo cierto es que está más presente en nuestras vidas de lo que pensamos y muchas de sus palabras han pasado al vocabulario del español, sobre todo en su ámbito más coloquial. Es el caso de términos como “biruji” (frío), “chaval/a” (chico/a), “churumbel” (niño), “molar” (gustar)…

Además quizá conozcáis algunos músicos que la utilizan en sus canciones. Comenzó con la copla a principios y mediados del siglo XX; muchas de sus letras difundieron palabras que se hicieron muy conocidas, como “parné” (dinero). En los últimos años el caló se ha utilizado mucho sobre todo por cantantes flamencos, como La Niña Pastori (“Tú me camelas -quieres-, me lo han dicho tus sacais -ojos-“), y también por el grupo de rap La Excepción, formado por el Langui y Gitano Antón.

Para conocer mejor este idioma aquí tenéis un reportaje de 10 minutos que explica sus orígenes, vocabulario, importancia y situación actual. Espero que resulte interesante.

Y sobre todo, no olvidéis que son muchas las palabras y expresiones que habitualmente utilizamos y que hemos incorporado a nuestro lenguaje coloquial que provienen del caló. La mayoría son términos utilizados por los más jóvenes que, sin tener conciencia de ello, ignoran que detrás de ellas hay un curioso origen creyendo que se trata de palabras que han sido creadas por la gente de su generación. También hay otras que fueron ampliamente utilizadas hace unas décadas, pero que todavía hay algunas personas que las siguen utilizando.

Así encontramos vocablos tan populares entre la juventud de los 70 y los 80 y como dabuti (o dabuten) para indicar que algo está muy bien, es genial o fantástico; nasti de plasti que podríamos traducir como un rotundo “no” o “de eso nada” y tiene carácter contundente e irrevocable; ‘mangui’ (o mangante) para referirnos al que hurta o roba; ‘curro’ (o currante) como sinónimos de trabajo y trabajador, respectivamente; o la famosa palabra ‘chorizo’ con la que popularmente se les llama a los ladrones (y que nada tiene que ver con el rico embutido) provienen del caló.

Estos son solo cinco ejemplos de esas palabras que tenemos tan acopladas en nuestra lengua y que se las debemos al hablar del pueblo gitano. Pulsa sobre cada una de ellas y podrás leer sus curiosos orígenes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: