De diccionarios “online” gratuitos

20 May

Buenas, muchachada estudiantil.

Para trabajar con el idioma, tanto leyendo como escribiendo, hay pocas cosas más útiles que un buen diccionario. Precisamente los diccionarios online tiene varias ventajas sobre los tradicionales de papel: están disponibles desde cualquier sitio con acceso a Internet (ordenador, teléfono móvil…), no ocupan espacio en las estanterías y bastantes de ellos son gratuitos. He aquí algunos que deberías conocer y usar:

 1. Diccionario de la Real Academia (www.rae.es): más conocido como DRAE, está  confeccionado entre las veintidós academias que conforman la Asociación de Academias de la Lengua Española. Aunque puede parecer que es suficiente con este diccionario  – al fin y al cabo, es el diccionario normativo, por lo que recoge las palabras aceptadas por la Academia -, lo cierto es que resulta ser el menos interesante. Sigue leyendo…

2. Goodrae (www.goodrae.es): como su propio nombre indica, este diccionario es como el anterior (“rae”), pero mejorado (“good”). Su potencia proviene de que convierte el diccionario de la RAE en hipertexto, haciéndolo navegable. Es decir, buscas una palabra y aparece el texto de su definición, tomado del diccionario normativo, con la diferencia de que puedes pinchar a su vez cualquier palabra de ese texto para ver su propia definición, sin tener que teclearla. Además puedes realizar en él otros tipos de búsquedas; así utilizando el asterisco (*) tendrás un comodín para finales o principios de palabras. Ejemplo: *mente: te buscará todos los adverbios acabados en mente. Si empleas las comillas (“”) conseguirás que busque cadenas de palabras. Ejemplo: “mamífero roedor”: aparecerán todas las definiciones que incluyen ambas palabras.

 3. Dirae (dirae.es):  es un diccionario inverso basado en el DRAE. En los diccionarios inversos, lo que se busca es una palabra en la definición de las demás. Así por ejemplo si buscamos “pez” en Dirae no solo nos mostrará las definiciones de “pez”, sino que aparecerá el resto de definiciones de otras palabras en las que aparece la palabra “pez” en algún lugar de la definición (lubina, trucha, besugo, merluza…). Pero además el Dirae posee una característica única: la búsqueda difusa o por aproximación. Añadiendo el carácter “~” (conseguiremos que aparezca pulsando sin soltar Alt 126) al final de una palabra se buscan las que son similares a la misma. Por ejemplo, para pez~ (equivalente a pez~0.5) nos aparecen: pez, fez, tez, paz, brea, vez, pez, prez, pieza, … y así hasta 4465 resultados (recordemos que Dirae busca estas palabras similares en la definiciones, no en los lemas).

 4. Diccionario panhispánico de dudas (www.rae.es): Accesible desde la misma página que el DRAE, pero en la casilla de búsqueda inferior. Se centra en aquellas cuestiones peliagudas de nuestro idioma, por lo que es ideal para buscar explicaciones, que no definiciones, a cómo se escribe una determinada palabra. Combinan dos tipos de artículos, los que tratan cuestiones generales, como las normas de acentuación gráfica, el uso de los signos de puntuación o de las mayúsculas y los referidos a palabras concretas que plantean algún tipo de duda en lo que respecta, por ejemplo, a su acentuación, su forma gráfica, su forma de plural o de femenino, su régimen preposicional, etc.

 5. Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española (http://buscon.rae.es/ntlle/SrvltGUILoginNtlle): Más conocido por sus siglas, NTLLE, es la joya de la corona de los diccionarios de la RAE. Contiene todo el léxico de la lengua española desde el siglo XV hasta el XX, tal y como ha sido recogido, sistematizado, definido e inventariado. Además permite buscar a través de una sola operación de consulta, una o varias palabras de forma simultánea en la totalidad de los diccionarios que lo integran. Tras haber accedido a la página web, debemos pulsar el icono “Realización de consultas“, situado en la parte superior izquierda. Al buscar una palabra, nos aparecerán las entradas de la misma en todos los diccionarios incluidos en este fabuloso compendio, y podremos comparar y cotejar las distintas definiciones que dicho término ha tenido a lo largo de la historia. Por ejemplo, la primera y la última definición de “pluma“. Este no es un diccionario que necesite ser consultado con frecuencia por un lector común, pero nos permite recordar la historia de nuestra lengua y la evolución del significado de las palabras.

6. Wordreference (www.wordreference.com/es/): Esta herramienta de búsqueda es muy útil por la calidad y variedad de diccionarios que reúne. A la hora de hacer traducciones o buscar palabras en otros idiomas es ideal. Además su diccionario de sinónimos y antónimos es de bastante calidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: