Microrrelatos – Lugar evocado

4 Abr

Micro-cuentos sobre “Lugar evocado” de la clase de 4ºB. Los tres mejores votados anónimamente por la propia clase son:

1

VOLVER                                                                                       José Manuel Peinado

Volver a aquella pequeña callejuela, volver a mi pequeño pueblecillo

volver a apreciar los aromas de la despreocupación y de un único objetivo: divertirse.

Volver a disfrutar, a correr tras llamar al timbre de una casa desconocida, a la pequeña plazuela y jugar al fútbol con los amigos sin que ninguna señora un tanto amargada nos moleste, y comprar gominolas en el pequeño kiosco de Don Manuel.

Volver al diminuto descampado a las afueras donde nos reuníamos todos para contarnos historias de miedo y gastarle la típica broma al miedoso del grupo.

Volver al lugar del primer beso,

volver a apreciar los aromas de la despreocupación y de un único objetivo: divertirse.

_____________________________________

2

ESE COLOR DE LA INFANCIA                                                      Adrián Albero

Después de tanto tiempo, volvía a mi casa, la cual hacía veinte años que no pisaba. Mi portal, la entrada, nada ha cambiado.

Sentí vacío cuando entré, sentí frío y soledad, ese aroma que no había olido hace tanto tiempo.

Una sensación de nostalgia invade todo mi cuerpo, nostalgia de una familia que ya no existe, que se esfumó tan fácil como el viento se lleva las hojas caídas, tengo ganas de llorar para desahogar este embrollo sentimental que tengo, pero las lágrimas se quedan contenidas en mis ojos. Son tantos recuerdos los que están aquí guardados, cuando reíamos, cuando jugábamos, cuando reñíamos… ¿Porqué todo cambia en un instante? ¿Por qué todavía es tan difícil aceptar la realidad?

Me invaden las ganas de volver a ese pasado que ya nunca volverá, pero sin embargo sonrío por que he sido feliz en mi vida.

_____________________________________

3

RECUERDOS                                                                             Beatriz Álvarez

Regresé después de cinco años a aquel parque que marcó mi vida en aquellos tiempos. Podía percibir perfectamente el olor de esos árboles llenos de hojas que se movían y me provocaban pequeños soplos de aire en la cara; el desliz de las gotas de agua por aquella fuente pequeña, de aguas frescas y limpias. Los pájaros que cantaban y volaban alegres, los niños correteando por todos lados y la gente paseando tranquilamente. El sol del atardecer cubría el parque con colores otoñales y yo, ahí sentada, viviendo esos recuerdos que nunca podré olvidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: