Microrrelatos – Tren y viaje

28 Mar

Micro-cuentos sobre los “El tren y el viaje” de la clase de 4ºB.

Los nombres de los autores están ocultos tras un número.

Votad con un comentario al final de esta entrada los 3 mejores: 1º), 2º) y 3º)

Tened en cuenta el contenido, la expresión y la ortografía.

1

HORA JUSTA

Llegaba tarde a la cita con mi empresa, no sabía que hacer, el taxi demoró demasiado en llegar al tren, estaba desquiciado.

Cogí el tren, estaba dispuesto a demostrar todo para que me contratasen, me senté en la fila 3 y al lado mía estaba un señor trajeado, el cual llevaba aires de empresario.

Conversé con él y por pura casualidad me dijo que el era el jefe de mi empresa, me quedé anonadado, conversamos y le invité a unas tortitas, el hombre parecía cómodo conmigo.

Le hice la pelota durante todo el viaje y por ello nos marchamos juntos hacía la empresa, el puesto para subdirector parecía conseguido.

_____________________________________

2

LA ÚLTIMA PARADA

Me dirigía al trabajo como cualquier otro día. Yo trabajo en Sol. Saqué el billete en la taquilla. El hombre de dentro era un hombre bastante siniestro, que esbozaba una sonrisa que me produjo miedo y un sudor frío indescriptible.

Aquel día se me olvidó el MP3 y escuchaba como la gente hablaba, y notaba que las personas de allí me miraban y que estaban esbozando la misma sonrisa que el taquillero.

Me monté en el tren. Había un silencio absoluto, y notaba como la gente seguía sonriendo. Escuche de fondo la voz metálica del aviso de las paradas, estaba en Atocha.

El tren volvió a arrancar. El camino se me estaba haciendo más largo de lo normal, por lo que miré por la ventana y esperé unos segundos. Volvía a estar en Atocha. Me asusté y pensé que era mi imaginación. El tren volvió a arrancar y volvió a pasar lo mismo.

Aterrorizado salí y no encontraba la salida de la estación. Estaba muy nervioso. Me senté junto a un hombre con un periódico, donde pude leer: ‘‘Terrible atentado en Atocha, después de una semana de búsqueda no se ha encontrado ninguna persona con vida’’.
11.03.2004

_____________________________________

3

UN BUEN ENCUENTRO

Miraba por la ventanilla del tren. Estaba leyendo Amapolas, un libro de la máquina de la estación. Aparté la mirada del libro durante un instante, miré a mi alrededor, y allí le vi. Tenía el rostro claro y el pelo rubio. Se dio cuenta de que le miraba y aparté la vista, sonrojada, lo más rápido que pude. Volví a mirar y supe ahora él me miraba a mi. Me atraía demasiado y algo me decía que yo a él también. Después de media hora de viaje bajé en mi parada. Él bajó detrás de mi y me dijo al oído: espero volver a verte. En ese momento supe que aquella historia no acabaría ahí…

_____________________________________

4

UN CAMBIO DE VÍA PARA EL RECUERDO

Como cada día y de forma puntual, mi convoy 17305 cambiaba de vía para entrar en un andén libre de la estación de Atocha. A las 07:37:47 el 21431 hacía entrada por la vía 7; cuando de pronto los vagones 5, 6, 4 y 1, posteriormente se hicieron pedazos. Una bomba. Mi tren se quedó sin electricidad, la bomba afectó a la catenaría, abrí las puertas de los vagones para que la gente saliera. Yo bajé a ayudar. A lo lejos se escuchaban las sirenas acercándose, había mucha gente herida, y gente… totalmente hecha pedazos, el balance fue fatídico 191 muertos y 1858 heridos. Todos los días que atravieso ese cambio de vía recuerdo ese tren, reducido a chatarra y los gritos de los heridos atrapados pidiendo ayuda.

_____________________________________

5

REMORDIMIENTO

Me desperté de repente y vi las gotas de agua correr por la ventanilla,  entre las nubes aún se podía apreciar el sol. Me dirigía hacia Santander y el trayecto se me estaba haciendo pesado por lo que decidí salir de mi compartimento. En el pasillo, me encontré con una mujer de melena negra, que llevaba un sombrero color carmín a juego con el color de sus labios, me acerque a ella y la invite a mi asiento. Tras dos horas entre risas y traqueteo del tren, empecé a sentir una gran atracción hacia la chica. Sabía que mi familia estaba esperando en Madrid a que se calmara la guerra para poder volver a verme pero aún a si la atracción era mayor que el remordimiento. Después de lo evidente, una mujer perteneciente al personal del tren entró para comunicarme la noticia. Mi casa, con mi mujer y mi hijo, había sido bombardeada.

_____________________________________

6

1835

Allí estaba yo, regodeándome con los más ricos del país, en verdad eso no me gustaba, pero es lo que se me imponía.

Mi marido y yo, orgullosos de ser dos de los pocos pasajeros de la primera locomotora inaugurada en 1835, paseábamos por los pasillos, deslumbrados por el esplendor de aquel transporte.

Me fije en un caballero alto, rubio y fuerte que estaba enfrente de nosotros, le miré con una pequeña sonrisa, al igual que me miró él. Me parecía un hombre interesante a la vez de guapo, decidí presentarme. Tras un largo rato de conversación, él me invitó a una copa en el mejor bar de la ciudad. Me escabullí de un marido al que no quería volver a ver.

_____________________________________

7

LAS COSAS ERAN MÁS FÁCILES ANTES…

Hacía 20 o 30 años que no cogía el tren, debido en parte a mi jubilación y mis pocas ganas de salir de Parla. Pero ese día era diferente, había en Madrid un campeonato de petanca que no me iba a perder por nada del mundo. Todo fue normal hasta que intenté sacar el billete, que ahora te lo da una máquina, y me hice un lío del que me tuvo que socorrer al final un joven melenudo. Pero me subí en el tren equivocado debido a las cuantiosas rutas y me pasé dos horas haciendo transbordos de aquí para allá. De esa forma, malgasté 20 euros, y cuando llegué al campeonato, ya habían terminado. ¡La próxima vez me voy en bicicleta!

_____________________________________

8

AMOR Y TRAGEDIA EN UN VAGÓN

Marta, coge el tren cada mañana para dirigirse al trabajo. Pero hace un tiempo hay un chico que comparte con ella el vagón que le parece muy atractivo aunque piensa que no tiene posibilidades.

Marta se pone la mejor ropa que tiene. Hasta que un día tiene agallas y se sienta en frente de él aunque el chico no parece haberse dado cuenta. El cercanías empieza a moverse, hasta que en una parada Marta tartamudeando dice su nombre entonces la mira y la dice que todos los días rechaza el tren directo solo para verla. De pronto una gran explosión resuena en sus oídos, Edu la dice que la quiere mientras ella el último soplo de su corazón lo utiliza para darle un beso.

_____________________________________

9

LA DESAPARICIÓN

Esperaba que cuando llegáramos el tiempo hubiera mejorado. Los relámpagos iluminaban el cielo. Casi toda la gente dormía, yo aún estaba despierta cuando algo llamó mi atención. Al  fondo del vagón una pequeña silueta empezó a caminar, pensé que era un niño y lo seguí.  La gente dormía  y nadie se percató. Lo alcancé. Era un niño pequeño, le pregunté adonde iba y me dijo que su madre estaba en el siguiente vagón. Entonces me giré. el niño siguió andando. De pronto me percaté; ese era ultimo vagón. Mire hacia atrás y vi como la puerta del mirador se cerraba. Cuando llegué no había nadie. Entré dentro para pedir ayuda y conté lo sucedido, la policía lo buscó pero no encontró nada. Nadie echó en falta al pequeño. Ni siquiera aparecía en la lista de pasajeros.

_____________________________________

10

MONSTRUO DE METAL

Era un gran edificio con una entrada principal y una taquilla, dentro de éste un gran espacio y un ancho surco donde se supone que ésta nueva invención pasaría delante nuestra para dejarnos boquiabiertos. Un estruedo que cada vez iba subiendo su intensidad se acercaba a nosotros. Quedé totalmente estupefacto al ver ese enorme monstruo de metal escupe-vapor. Entré en las tripas de ésta descomunal bestia donde se encontraban varios asientos y una agradables señoritas te ofrecían víveres variados, la máquina empezó a moverse, haciendo que mi cabeza se pegase al respaldo del asiento.

La masa metálica cogía una velocidad como si de cincuenta caballos se tratase, y seguían un pequeño camino formado por madera y hierros llegando al horizonte del progreso.

_____________________________________

11

UN FINAL MUY CERCA

El sol de primera hora de la mañana se reflejaba en la pantalla del móvil mientras informaba a mi familia que el tren de vuelta hacia Madrid en el que yo viajaba tardaría en llegar. Nos encontrábamos en medio del andén, parados en quien sabe dónde debido a una avería en aquel viejo tren. Nosotros, los pasajeros, estábamos tranquilos pensando que se arreglaría pronto y volveríamos a casa. Hacia medio día, nos informaron de que no había manera de regresar en ese tren y que teníamos que desalojarlo. Estuvimos toda la tarde en busca de algún sitio donde pasar la noche. Al cabo de un rato, se escuchó una explosión que venía del tren del que nos habíamos bajado.

_____________________________________

12

AMOR EN EL VAGÓN

Todos los días la veía, era azafata del AVE que yo pilotaba. Me gustó desde el primer día que la vi, aún no había tenido ninguna conversación con ella. No sabía nada acerca suyo, solo su nombre. Quería hablar con Sofía, así era como se llamaba, pero los nervios me lo impedían hasta que decidí hacerlo. Había pensado acercarme cuando nos bajásemos del tren que nos llevaba a Barcelona en ese momento, pero al llegar a la estación salió corriendo para abrazar a un hombre, su novio. Todos mis sueños se desvanecieron cuando ebservé esa escena y aunque no la conocía, me di cuenta de que estaba enamorado de ella.

_____________________________________

13

ESMERALDA

Fue como un grito de esperanza, de alegría, de júbilo. Aquel llanto de esa recién nacida no se me olvidará en la vida. Hará treinta y tantos años de este suceso, pero lo recuerdo como si fuera ayer. Estábamos todos juntos en aquel viejo ferrocarril, sin saber muy bien a donde nos llevaban, una mujer a mí lado empezó a romper aguas. El parto no fue difícil un par de empujones y ahí estaba ella, Minerva, con sus grandes ojos color esmeralda. En aquella situación nada mejor que oír su llanto para olvidarnos de lo que más tarde nos pasaría. La Segunda Guerra Mundial llamó a nuestras puertas. La madre una joven sevillana moriría, y yo decidí quedarme con la bebé. Jamás me arrepentiré de haberla acogido.

_____________________________________

14

UN TRAYECTO INTERMINABLE

Aitana era una chica de 20 años. Ella estudiaba en Madrid y para ello siempre cogía la RENFE. Cada día veía al mismo chico que con el que se cruzaban miradas. Ninguno se atrevía a dirigirse la palabra, Aitana era una chica tímida y el chico moreno de ojos azules también parecía serlo.

Pasaron semanas, e incluso meses y seguían lanzándose miradas pero sin acercarse a hablar lo más mínimo. Una mañana, ella se levanta con la ilusión de conocerle aunque solo fuese por saber su nombre. El recorrido se la hace interminable. Espera ansiosa  por que pare el tren en la segunda parada, e incluso, deja un asiento libre a su lado para que se pudiese sentar. En medio del trayecto, al llegar al destino, el  joven no entró y nunca lo volvió a ver.

_____________________________________

15

PEQUEÑA VIAJERA

Llevábamos una hora andando y después de dos tropezones y tres paradas para hacer pipí, mamá dijo que no quería escuchar más como nos quejábamos y decidió que cogeríamos el tren… era la primera vez que montaba y estaba muy nerviosa, sólo quería abrazar a mi osito Boby.

Tras coger el billete, bajar las escaleras que iban solas (me gustaron tanto, que di tres vueltas enteras) y esperar cinco minutos (al menos eso dijo mamá, pero a mÍ se me hizo mucho más largo…) montamos en el tren, era estrecho y tambaleaba, pero un señor muy majo con bigote se levantó para que me sentara en su sitio y en muy poco tiempo llegamos a la nuestra estación y nos tuvimos que bajar pero yo ya no quería , me lo pasé muy bien viajando en tren.

_____________________________________

16

MADRID – BARCELONA

Y ahí estaba yo sentado en el andén como cada mañana esperando el ave. Como de costumbre jugueteaba con un café en la mano entre sorbo y sorbo,y revisaba unos informes sobre el último balance de ingresos de la empresa.El reloj de la estación marcaba las 8:30 y a lo lejos escuché como el ave se acercaba, entonces comencé a guardar mis papales y me dirigí hacia la puerta.

Ramón el supervisor me recibió con una sonrisa como de costumbre y me indicó mi asiento junto a la ventana. Hacía una mañana estupenda con un sol radiante y las nubes estaban en calma. A mi lado se sentó un joven que parecía abogado ya que llevaba unos papeles que parecían de derecho,delante mía había una mujer con un portátil y a su lado otra que leía una revista.

Tras inspeccionar un poco a los pasajeros de aquella mañana,me centré en mis cosas y volví a revisar mis papeles pero comencé a distraerme con el paisaje.A lo lejos vi como una combinación de pequeñas montañas parecían una bola de fuego y un agricultor trbajaba con un tractor.De nuevo volví a posar mis ojos en el informe pero esta vez me distraje con una lago de aguas cristalinas en la que nadaban una familia de patos. Mi reloj marcba las 10:30 y cuando me di cuenta ya habíamos llegado a Barcelona, no había revisado los papeles”menuda bronca me esperaba

_____________________________________

17

CASO EN EL TREN

Cada palabra pronunciada por aquel andrajoso proyecto de hombre rasgaba los tímpanos del inspector Sánchez como miles de cuchillas recién afiladas. La frialdad con la que relataba los hechos, el tono despectivo con el que se refería a su víctima, los detalles con los que confesaba como le arrancó la vida a esa pobre mujer, sin que ella pudiera siquiera defenderse…

El inspector sólo pudo limitarse a escribir el informe y encarcelar al pobre desgraciado, en dicho informe relató el terrible asesinato.
Relató cómo el acusado, con una frialdad absoluta tomaba el cercanías desde la estacion de Atocha todos los días en busca de jóvenes débiles y solitarias con las que poder jugar. Cómo, cuando ya había fijado su objetivo, tonteaba con su víctima hasta que conseguía llevarlas al baño, y allí… de allí sólo salía uno.

A las jóvenes se las encontraba en los baños, desnudas y desangradas ya que, el acusado, sin piedad alguna, devoraba vivas a sus víctimas….
Sólo nos queda la seguridad, de que con su encarcelamiento dejará de matar….o no.

_____________________________________

18

EN PRIMERA

Eran las 12 de la mañana, en el trayecto Madrid – Barcelona. Sentado sobre mí, un hombre de mediana altura, que portaba un maletính. En el vagón de primera sólo viajaba él.

En una de las paradas del recorrido, un grupo de hombres subió al tren. Aquí todo estaba tranquilo hasta que uno de estos hombres irrumpió en el vagón a punta de pistola y apuntó al viajero, que levantó las manos dejando caer el maletín lleno de dinero.

El resto de encapuchados entraron momentos después. La víctima era millonario y los atracadores querían su fortuna. Cuando se hicieron con el dinero, lo dispararon a quemarropa, mientras recibo cuatro impactos y mi gomaespuma se resiente…

A partir de ahora seré un asiento de segunda, ¡qué drama!

_____________________________________

19

RECUERDOS

– Venga , abuelo empieza ya a contarnos la historia de los trenes.

– La primera vez que monté en un tren, viajaba hacia Barcelona a ver a vuestra abuela. Estuve esperando en la parada bastante tiempo, pues antes había menos trenes y líneas que ahora. Cuando monté, me lo imaginaba más lujoso ya que no todo el mundo podía elegir el tren como un medio de transporte adicional , pero era diferente , tenía ventanas laterales no muy grandes por las que entraban algunos rayos de sol. Al poco rato de subirme en el vehículo, pasaba el revisor pidiéndonos el billete a todos los pasajeros. Y los asientos eran de madera, no muy cómodos.

– Entonces, este tren no se parecía nada a los de tu época. – Javier miró por la ventana y grito: – ¡Mira abuelo ya hemos llegado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: